CrowdVAR: ¿Podría Kleros Convertirse en el Árbitro de Fútbol del Futuro?

Inteligencia Colectiva para un Juego Hermoso y Transparente…

Con la Copa Mundial ocupando el centro de escena de nuestra vida cotidiana, hemos observado en el Telegram de Kleros algunas discusiones interesantes respecto del VAR (Arbitraje Asistido por Vídeo) y si pudiese Kleros convertirse en una alternativa viable.

En la Copa Mundial de Rusia se implementa por primera vez esta tecnología de asistencia a los árbitros. Es un paso importante hacia la transparencia en una FIFA muchas veces acusada de amaño de partidos, corrupción y otros hechos nefastos. Sin embargo, otras mejoras podrían implementarse. Aún si el VAR tiende a reducir la probabilidad de errores del árbitro, la decisión todavía queda en manos de una única persona.

Kleros propone el uso de la inteligencia colectiva como un tercero neutral en la resolución de disputas. ¿Podría entonces convertirse en un “árbitro colectivo” que aporte transparencia al fútbol?

Cómo Funcionaría

Algunas características del fútbol profesional lo convierten, en una primera instancia, en un adecuado candidato a un esquema de arbitraje colectivo. Los partidos son transmitidos globalmente, lo que significa que potenciales jurados de todas partes podrían acceder a las mismas evidencias que los árbitros observan mediante la utilización del VAR. Las reglas del fútbol son las mismas y se conocen más allá del país donde se juegue. Cualquier aficionado podría indicar si una jugada particular fue o no penal.

Para ser seleccionado como jurado, los usuarios depositarían sus PNK (el token de Kleros) en, digamos, la Subcorte de Fútbol en Directo. Un número predefinido de jurados se seleccionaría aleatoriamente de todos aquellos que depositaron sus tokens. Una vez que la selección ha finalizado, se mostraría la evidencia y los jurados tomarían una decisión (“¿Fue penal? Si/No”). Aquellos que hayan votado coherentemente con la mayoría conservarían sus PNK, mientras quienes hayan votado incoherentemente los perderían. El sistema de incentivos trabajaría tal como se describe en nuestro white paper.

Los dos atractivos de una “corte en directo” son:Los jurados tendrían un flujo constante de casos para arbitrar rápidamente. Esto crearía un ecosistema de horas de trabajo permanente, dando a los usuarios la idea de un empleo “Full Time”.

Los usuarios finales tendrían garantizada una respuesta rápida en aquellos casos “sencillos” donde sólo es necesario una decisión humana para confirmar un resultado.Ambos factores producen liquidez constante y mantienen al protocolo funcionando eficientemente.


La infame “Mano de Dios” de Maradona contra Inglaterra en los cuartos de final de la Copa Mundial de la FIFA de 1986.

Prevenir Ataques Nacionales del 51%

Digamos que Brasil (207 millones de habitantes) está jugando contra Islandia (334,000 habitantes). Los simpatizantes brasileños podrían intentar ejecutar un ataque del 51% sobre la corte. Dado que quieren que gane su equipo y cuentan con una vasta mayoría de los tokens, podrían intentar votar para Brasil en cada decisión del CrowdVAR.

Pero existe una defensa contra esto.

En Kleros, los usuarios pueden seleccionar únicamente la subcorte donde quieren participar como jurados. Pero no pueden elegir un partido específico. La Subcorte de Fútbol en Directo podría tener, digamos, 1000 decisiones de CrowdVAR en simultáneo y solamente una de ellas corresponder al partido Brasil vs Islandia. Si los simpatizantes brasileños quisieran copar la corte, muchos de ellos serían enviados a arbitrar en Danubio-Nacional de la Liga Uruguaya o en Erchim-Bayangol de la Primera División de Mongolia.

En promedio, un país con una base de simpatizantes muy grande no podría afectar al sistema a menos que tenga el 51% del total de jurados posibles. Si hay un laudo arbitral involucrando al equipo nacional de Brasil y, digamos, el 10% del total de jurados está constituido por simpatizantes brasileños, podría inclinarse el resultado en el caso que se tratase de una decisión de arbitraje particularmente compleja. Aun así, no sería suficiente para resultar en decisiones arbitrales descaradamente malas.

Sobornos

Se podría pensar que habiendo tanto dinero detrás de las apuestas deportivas, los apostadores podrían corromper el sistema entregando sobornos, minimizando así el esquema de incentivos interno usado en Kleros.

En la práctica, sin embargo, resultaría complejo para los grupos de sobornadores coordinarse de manera tal de atacar conjuntamente en tiempo real. Las verdaderas amenazas se originarían en grupos individuales con intereses muy particulares en el desenlace de un partido. No obstante, un jurado de tamaño mucho más grande que el que utilizaría Kleros normalmente durante las primeras rondas sería necesario para luchar contra este tipo de conductas.


El partido entre Italia y Corea del Sur en los octavos de final de la Copa Mundial Corea-Japón 2002, resultó en uno de los escándalos arbitrales más grandes de todos los tiempos. El árbitro ecuatoriano Byron Moreno marcó un penal polémico a favor de Corea del Sur, anuló un gol legítimo del equipo italiano, expulsó a Totti por simular una falta, ignoró el agarrón de un jugador coreano a Maldini y omitió un codazo a Del Piero por parte de otro jugador coreano.

De Intención Humana: ¿Podría Kleros Funcionar Donde los Sensores y la IA no alcanzan?

Podría pensarse que los avances en IA y su combinación con sensores retirarían al árbitro humano. Esto puede ser cierto en aquellas decisiones más “objetivas” que históricamente se han basado en la combinación del “ojo sensor” del árbitro y la inteligencia humana. Por ejemplo, “¿La pelota cruzó la línea?” y “¿El jugador estaba en posición fuera de juego?”. En un futuro cercano estas preguntas podrían ser resueltas por el Sistema de Detección Automática de Goles.


El gol anulado a Frank Lampard contra Alemania en Sudáfrica 2010 fue decisivo para que la FIFA implementara el sistema de detección automática de goles en Brasil 2014.

Pero una parte importante del trabajo del árbitro se relaciona con la interpretación. No se refiere solo a juzgar si un jugador tocó la pelota con la mano, sino que se juzga la intención: “¿Tocó la pelota con la mano intencionalmente o no?”


La “main de Dieu”. La mano de Thierry Henry en 2009 permitió la clasificación de Francia a la Copa Mundial Sudáfrica 2010.

En el futuro, los jugadores podrían tener sensores cerebrales y esos datos procesarse en tiempo real por algún tipo de algoritmo de IA que detecte intencionalidad en tocar la pelota con la mano. A corto plazo, es donde el humano aún se destaca. Y es acá donde los jurados humanos, organizados bajo el sistema criptoeconómico de Kleros, ofrecerían un alto valor agregado.

De Qué carece Kleros…

Un punto importante para el uso del CrowdVAR es que no debería afectar la experiencia de juego. El sistema no sería muy atractivo si introdujera retardos prolongados en la toma de decisiones. Y es acá donde, al menos en el estado actual de la tecnología, Kleros pareciera no satisfacer los requerimientos.

Primero, porque la tecnología blockchain por sí misma no está lista para aplicaciones de tiempo real. Todavía es demasiado lenta. Segundo, porgue el sistema criptoeconómico de Kleros puede también ser lento para la toma de decisiones en tiempo real. Un elemento fundamental para preservar la honestidad de los jurados es el sistema de apelaciones. Los jurados malintencionados de una primera ronda saben que, en caso de apelación, los jurados de la segunda ronda podrían revocar su decisión y hacer que pierdan los tokens apostados. Sin embargo, si se espera el resultado de las apelaciones en el medio de un partido, el retardo afectaría la experiencia de juego.

Hay formas de resolverlo. Por ejemplo, haciendo una primera ronda de votación durante el juego (imponiendo las decisiones) y realizando las apelaciones una vez finalizado el partido, lo cual afectara la redistribución de tokens. No es ideal, porque algunas veces ocurriría la imposición de decisiones incorrectas. Pero aún así sería mejor que la situación actual, donde no existe un sistema de apelaciones y la decisión es tomada exclusivamente por un árbitro.

Aunque, como se señaló, un número grande de jurados en el CrowdVAR hacen extremadamente difícil tanto la confabulación como el soborno, en algún punto, hay una compensación entre equidad y velocidad. Algunas veces el riesgo mayor de una decisión equivocada sería aceptable si esto permite fallos más rápidos.


La falta de Roberto Sensini sobre Rudy Voeller en la final de la Copa Mundial Italia 1990, que terminó con Alemania como ganador del partido.

Conclusiones, aún existen limitaciones para el uso de Kleros en el fútbol. Algunas provenientes de la escalabilidad de Ethereum y otras del mismo Kleros. El objetivo de esta publicación únicamente es expandir los horizontes de potenciales usos de nuestra tecnología en el largo plazo.

Puede que el principal desafío no sea técnico, sino más bien cultural y organizacional. Aunque el VAR en Rusia 2018 permitió mejores decisiones arbitrales, algunos han denostado su utilización indicando que “le quita azar” al fútbol.

Es importante remarcar que, como cualquier otra práctica humana, el arbitraje a evolucionado a través del tiempo. Y la tendencia siempre fue agregar más ojos y cerebros en la toma de decisiones. En el siglo 19, en los inicios del fútbol, había solo un árbitro (podemos imaginar lo difícil de señalar una posición adelantada). Los jueces de línea vinieron luego, agregando dos pares de ojos extra. El cuarto arbitro se incorporó en 1991, y el quinto debutó en la Copa Mundial Alemania 2006.

No hay razones para detenerse. La evolución parece moverse en la dirección del arbitraje colectivo. Con los incentivos adecuados, 10,000 ojos asistidos por la IA pueden mejorar la toma de decisiones y aportar más equidad y transparencia a este hermoso juego.

1 Like

Actualmente estoy escribiendo un artículo conjunto con un profesional de los Esports, espero tener noticias pronto.